# # # #

  • INICIO










  •  
    Informe de Prensa
    20 de Agosto de 2013  

    A diario me pregunto: ¿Dónde queda el hombre si no se educa? ¿Dónde descansa el avance de la humanidad si no nos  educamos? ¿Qué esperamos de ella actualmente?, ¿La educación consiste solo en la mera transmisión de conocimientos o debe integrar para romper con esa frase decimonónica que decía “pueblo bruto pueblo dominado”?

    Uno de los aspecto más importante que una persona tiene en su vida es la posibilidad de educarse, por este medio nos hacemos libre, por lo tanto no se educa para un pensamiento único, esto se lo dejamos a los sistemas autoritarios que tienen una mente y propósitos egoístas, con la ingrata tarea de amputar las ideas.

    La educación nos prepara para la vida parece un concepto trillado pero todo los días cobra vigencia. La educación es un bien que le dejamos a nuestros hijos porque las cosas materiales van y vienen. 

    Un alumno debe aprender a buscar, seleccionar, transformar y comunicar la información que recibe, nunca es alguien más, jamás un número en la matricula, por lo tanto hay que educarse.

    La educación debe ser y significar una guía en el camino por qué ella tiene características especiales.

    En los últimos años, en nuestro país, se ha acentuado el cuestionamiento a los que educamos desde como lo como lo hacemos hasta como nos preparamos, puesto que sin dudas todo lo que hacemos en nuestra profesión repercute en toda nuestra  sociedad.

     Esta controversia por momento se encuentra rodeado de una actitud que a veces falta a realidad  entre los distintos actores de ella, por eso se produce un cortocircuitos generalizado entre lo que se hace en y desde los escritorios y  lo que pasa en las aulas puesto que  por instante se evidencia un deterioro en los fines y propósitos de la educación, esto se ve  leyendo la prensa, viendo la televisión, oyendo a los profesores de los colegios o universidades, a los familiares, entre amigos pero sin lugar a dudas se capta en que todos coincidimos en afirmar que parte de la culpa de lo que nos sucede como comunidad, pero también de la solución, se encuentra en la educación y en los fines de ella.

    Aprender, estudiar y comunicar es usar el tiempo de una manera positiva, es trabajar colaborativamente o cooperativamente en post de un mundo mejor, sino miren que hubiese sido de la humanidad si no hubiésemos trabajado juntos para realizar la invención de la rueda,  aprender a curarnos o llegar a ser un estado independiente.

    Educar es ayudar a formar seres auténticamente libres y responsables, no basta solo con aprobar los exámenes,  ella sirve para que no seamos arrastrado contra sí mismos, para protegerse,  estas palabras no son un corolario de buenos deseos es lo que tratamos todos los días de inculcar desde  el trabajo en las aulas.

    El futuro de la educación depende en gran parte de nuestro trabajo, no es un apostolado religioso medievalista, es nuestra vocación que no tiene fines comerciales.

     No se puede construir un futuro en la educación a base solo de contenidos curriculares porque si no, se estaría lavando cabezas, instruyendo, si no que se deben construir una educación en valores, para integrar a las personas y para formar un futuro mejor por lo que tampoco debe ser solo para trabajar.

    La educación no debe solo servir para el mercado laboral que mal estaríamos si hacemos esto,  solo tendríamos un mundo consumista, sin trascendencia formando seres totalmente robotizados y  a la vez egoístas e infelices.

    Las personas educadas tienen más afinidad a dedicar más tiempo en el discernimiento, están más capacidad para afrontar lo que les va suceder en la vida, la educación es un bien universal se ha llegado a morir por este derecho, pero también es una obligación: de los gobiernos por mejorar y fomentar  la calidad educativa, de los docentes por hacer de nuestra profesión una verdadera vocación con capacitación, la vocación sin preparación no nos es útil; de los padres que acompañen a los alumnos y la sociedad que se involucre porque tenemos todos en nuestras manos la formación de seres que nos precederán y así juntos y comprometidos  haremos de la necesidad  de educar un verdadero placer por educar.

    La educación que proviene de la escuela cubre básicamente la necesidad de conocimiento y capacitación para interactuar en la sociedad e insertarse en ella, promoviendo siempre la evolución sapiencial y los cambios consecuentes pero hace falta el trabajo y compromiso también en la casa, educar es un bien colectivo porque si fracasamos lo hacemos todos, no vivimos aislados, los docentes jugamos un papel de transferencia hacia todos los sectores y sus efectos duran un largo tiempo.

    En definitiva tenemos que educarnos para seguir viviendo en comunidad organizada y libre para que cada día aprendamos a ser, pero esta tarea no la hace la escuela sola, los docentes solos, las autoridades solas,  se hace entre todos porque el bien del niño o adolescente no es tarea de unos, es tarea de todos;  los alumnos no deben ser meros títeres, marionetas de personas con más educación, puesto que nos educamos hasta el último día de nuestras vidas.

    El cerebro no es un vaso por llenar sino una lámpara por encender. Plutarco.

    Fuente: Hacer Comunidad

     




     
     

    Edu BLOG

    BLOG

    REDES SOCIALES

    © 2005 - 2019 - El Arcón de CLIO - Todos los derechos reservados
    Desarrolado por Meunier.com.ar