15 años comprometidos con la eduación

Resto de Europa - Geografía Física

Resto de Europa - Geografía Física
  • Alemania
  • España
  • Francia
  • Grecia
  • Inglaterra
  • Italia
  • Noruega
  • Portugal

La República Federal de Alemania es un país del centro de Europa que forma parte de la Unión Europea. Limita al norte con el mar del Norte, Dinamarca y el mar Báltico; al este con Polonia y la República Checa; al sur con Austria y Suiza, y al oeste con Francia, Luxemburgo, Bélgica y los Países Bajos. Abarca una superficie de 357.021 Km2., tiene 3.621 Km. de frontera.
La República Federal de Alemania está integrada por dieciséis Estado Federados (Länder): Baden-Wurtemnerg, Baviera, Berlín, Bradenburgo, Bremen, Hamburgo, Hesse, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado, Sarre, Sajonia, Sajonia Anhalt, Schleswig-Holstein y Turingia. Berlín, Bremen y Hamburgo son consideradas ciudades-Estado.
Alemania siempre estuvo dividida en Länder, eso sí, los limites territoriales variaron frecuentemente a lo largo de los siglos. Los cambios más importantes en los tiempos modernos fueron consecuencia de las guerras napoleónicas, a principios del siglo XIX, la guerra austro-prusiana de 1866, la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, que conllevó la división de Alemania y la disolución de Prusia, el mayor Estado alemán. Casi todos los Estados Federados actuales surgieron después de 1945; en parte se tuvieron en cuenta los antiguos vínculos de indentificación nacional y las fronteras históricas.
Hasta la unificación de Alemania (1990) la República Federal estuvo compuesta de once Länder, que fueron fundados en las antiguas zonas de ocupación accidentales y que se dieron constituciones democráticas entre 1946 y 1957. El 3 de octubre de 1990 se consumó la adhesión de la RDA y por tanto de los Länder de Brandeburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia Anhalt y Turingia a la República Federal de Alemania; Berlín oriental se unió a Berlín occidental.

Ríos
La red hidrográfica viene determinada por la inclinación general del suelo de Sur a Norte; a excepción del Danubio, que vierte sus aguas en el mar Negro, los principales ríos desembocan en el mar del Norte: Rin (afluentes Main, Neckar, Mosela y Ruhr), Ems, Weser y Elba (afluentes Saale y Havel-Spree), mientras en el mar Báltico lo hace el Oder (afluente Neisse).

Danubio: El río Danubio nace en la Selva Negra, allí donde confluyen sus dos primeros afluentes: los pequeños ríos Brigach y Breg. Desde allí, el Danubio cruza Europa en dirección al este hasta desembocar en forma de delta en el Mar Negropor su origen alpino, tiene su máximo caudal en verano, cuando se da el mayor deshielo y las mayores precipitaciones en los Alpes.
Los otros ríos (no alpinos) aumentan su nivel al empezar la fusión de las nieves, a principios de primavera. El más importante de los lagos de montaña es el de Constanza, en la frontera con Suiza y Austria. Con sus 2888 km de longitud, el Danubio es el segundo río más largo de Europa. En su último tramo, dentro de Rumania, es navegable para barcos transoceánicos. Para embarcaciones más pequeñas, es navegable hasta Alemania.
Río Danubio tiene un lugar exclusivo reservado en la historia del mundo. Ha sido protagonista de hechos de suma importancia dentro de la historia del mundo en aspectos como la historia natural, ecológica, política, económica, cultural y hasta ha prestado su nombre al famoso vals del compositor Johann Strauss, el Danubio Azul.
Es además, el más largo dentro de la Unión Europea -2,860 kilómetros- y uno de los más largos de Europa, tan solo superado por el Volga. Este largo río europeo atraviesa el territorio de diez países, en donde toma, en Alemania se le conoce como Donau, en Hungría como Duna, en Croacia como Dunav, en Eslovania como Donava, en Republica Checa, como Dunai y otras variantes en Bulgaria, Eslovaquia, Serbia, Rumania y Rusia.
La lista se extiende aún más si sumamos los países que reciben la cuenca de drenaje del Danubio, estos países son Italia, Polonia, Suiza, la República Checa, Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, la República de Macedonia y Albania.

Rin: El río Rin (en alemán, Rhein; en francés, Rhin; en neerlandés, Rijn; en inglés Rhine) es la vía fluvial más utilizada de la Unión Europea (UE). Con una longitud de 1.320 km, el Rin es navegable en un tramo de 883 km entre Basilea (Suiza) y su delta en el mar del Norte.El río Rin nace en el cantón suizo de los Grisones y desciende más de tres mil metros hasta desembocar en el Lago de Constanza. Durante esta primera parte de su recorrido, el Rin marca la frontera de Suiza con Austria y de Suiza con el pequeño Principado de Liechtenstein. De sus 1320 km de longitud, 883 km son navegables. El Rin es la vía fluvial con más movimiento de toda Europa.
Para el Sacro Imperio Romano Germánico. A medida de que el poder cambiaba de manos, el río siempre jugaba un papel esencial como frontera y, dado que es mayoritariamente navegable, también como ruta de transporte. Hoy en día, gracias a esta historia, aún podemos visitar numerosos castillos y fortificaciones a lo largo de las orillas del Rin.
El paisaje por el Rin en Alemania 1 es extraordinario: castillos en altas cumbres presidiendo las terrazas de viñedos y pueblos encantadores anidados entre los campos de cultivos. La Región del Rin Medio 2 posee tanto valor histórico y paisajístico que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Apreciarán la Leyenda del Loreley, que simboliza tanto el atractivo como el peligro del río: una hermosa ninfa que hechizaba a los marineros con su canto hasta que, loca de amor ella misma, se arrojó a su muerte desde su nido de águila sobre las rocas peligrosas del río.

Oder: El río, antiguo punto de encuentro entre los pueblos germánicos, eslavos y escandinavos, es una activa vía de comunicación entre las regiones industriales del sur de Polonia y el mar Báltico. El río Oder, Odra en polaco, tiene una longitud de 854 km, de los cuales 741 recorren el territorio polaco. Su cuenca es de 119.000 km2, y está situada en un 90 % en Polonia.
El caudal del río disminuye en verano y otoño, y en primavera se desborda ocasionalmente como consecuencia del deshielo. En el invierno, las aguas superficiales se hielan durante unos cuarenta días. Nace el Oder en la República Checa, en las montañas de Hrubý Jeseník.
Después de atravesar la abrupta región de Moravia, se dirige hacia el noroeste y prosigue su curso a lo largo de un ancho valle. Recibe al Olše y a continuación penetra en Polonia. En su curso medio, el Oder forma la frontera natural entre Polonia y Alemania a lo largo de 162 km hasta las cercanías de la ciudad de Szczecin. En este tramo, el río se divide en dos brazos antes de desembocar en el Báltico a través del golfo de Szczecin. Numerosos ríos y canales comunican al Oder con el Vístula y el sistema fluvial de los territorios de la antigua Unión Soviética, así como con las vías acuáticas de Alemania oriental.

Elba: con su longitud de 1 094 km de los manantiales de las montañas de Krkonose a la boca del Mar del Norte en Cuxhaven y con su área de influencia de 148 268 km 2, es el cuarto río más grande en Europa, después de que el Danubio (817 000 km 2), el Visla (194 112 km 2), y el Rin (183 800 km 2). La cuenca del río Elba se extiende por cuatro países: sus principales partes se encuentran en Alemania (65,5%) y en la República Checa (33,7%), piezas pequeñas se encuentran en Austria (0,6%) y Polonia (0,2%). La cuenca del río Elba, está habitada por 24,5 millones de personas.
Los principales afluentes del Elba incluyen el Moldava, el Saale, el Havel, el Mulde, el Elster Negro, y los ríos Ohre.

Clima
Alemania tiene un clima templado, con una temperatura media anual de 9ºC. La temperatura de enero varía desde -6ºC hasta 1ºC, de promedio, según la situación, mientras que la temperatura del mes de julio varía entre los 16ºC y los 20ºC. Las tierras bajas del norte tienen un clima algo más cálido que las regiones centrales y del sur.
La precipitación es mayor en el sur, donde alcanza unos 1.980 mm al año, la mayoría en forma de nieve. Las mesetas centrales reciben un máximo de 1.500 mm de lluvia al año, y las tierras bajas del norte llegan hasta 710 mm al año. Al ser uno de los países más industrializados del mundo, Alemania afronta graves problemas de contaminación atmosférica y del agua. Las bajas temperaturas, elevadas precipitaciones y vientos fuertes hacen de las montañas zonas no aptas para la actividad agrícola, que se desarrolla en las tierras del valle del Alto Rin, más secas y cálidas, y en el litoral del lago Constanza.
La tercera parte del territorio alemán está cubierta de bosques: hayas y robles en las zonas poco elevadas, pinos donde el suelo es arenoso y abetos rojos a partir de los 1.000 m.
En las altas montañas meridionales predomina la vegetación alpina. La fauna no difiere de la extendida por Europa central y los Alpes, sin especies autóctonas. Por otro lado, la alta industrialización y el denso poblamiento hacen que sea necesario tomar rigurosas medidas para proteger las especies existentes: alrededor de tres millones de hectáreas, que incluyen fauna y vegetación naturales, están protegidas de la explotación humana.

Relieve
Alemania puede dividirse en cuatro regiones: la llanura de Alemania del Norte, las tierras altas centrales, Alemania del Sur y la meseta Bávara, que bordea los Alpes a lo largo de la frontera austriaca. En muchos sectores, los ríos Rin, Elba y otros más cortos han excavado un paisaje típico. Las dos zonas costeras son muy diferentes. La costa del Báltico es generalmente llana, con algunos acantilados bajos de tiza y largas playas de arena blanca. La costa del Mar Norte es poco profunda y tiene diques que protegen tierras agrícolas.
Las llanuras del norte de Alemania forman parte de un cinturón de planicies que se extienden desde el norte de Francia hasta Rusia. Glaciares de la edad del hielo dejaron cadenas y depresiones, con numerosos lagos pequeños entre onduladas tierras agrícolas y cerros cubiertos de bosques.
Hacia el sur existe otra extensión accidentada desde Luxemburgo hasta el norte del centro de Alemania y luego hacia el sudoeste hasta Polonia. El noroeste es más nivelado: se alternan zonas arenosas con turberas.
El Rin por el oeste, el Ems, el Weser y el Elba desembocan por el mar Norte; por el este el Oder y el Neisse marcan la frontera con Polonia. Estos ríos son los que atraviesan la llanura de Alemania del Norte.
A lo largo de los bordes de la llanura, por el Sur se extiende la campaña ondulada llamada Borde. La división entre las tierras bajas y los sectores montañosos está marcada por varias cuencas amplias parcialmente interrumpidas por tierras altas, como la cuenca de Leipezig, en el este, y la cuenca de Colonia y de Munstrland, en el oeste.
Las tierras altas centrales alemanas forman parte de un ancho arco de montañas que van a través de Europa desde el centro de Francia hasta los Cárpatos. Estas montañas raramente superan los 1000 metros y sus laderas están cubiertas de bosques separados por fértiles valles. En la zona montañosa de Harz se encuentran las cumbres más altas.
Hacia el su, los valles de los principales ríos dividen el cinturón de tierras altas formando cadenas montañosas. En el oeste de las montañas Eifel y Hunsrück están separadas por el valle del río Mosela. El valle del Rin separa dos cadenas: Los Macizos de Sauerland y Westerwald. Al sur de la antigua cuidad de Coblenza, se separa el Hunsü de las montañas Taunus.
En el centro de Alemania de encuentran dos mesetas volcánicas: El Vogelsberg y El Rhöem. Hacia el este se extiende la selva de Turingia.
La mayor parte de Alemania central y sur se encuentra sobre una meseta baja dividida por dos profundos valles. Estas vías fluviales corren hacia el oeste y son tributarias del Rin.
Este fluye hacia el norte y llega por la frontera suiza, hasta Frankfurt del Meno. En el sudoeste las cumbres redondeadas de la selva negra miran hacia los Vosgos. Más hacia el este se encuentran las cadenas paralelas de la selva Bavara y la selva de Bohemia.
En el extremo sur se encuentra el paisaje más llamativo en esta región. En esta región se alzan muchas cumbres altas como el Zugspitze, la montaña más alta de Alemania. El río Danubio, dos veces más largo que el Rin, nace en las laderas orientales de La Selva Negra.

España forma, junto con Portugal, la más occidental de las tres penínsulas mayores del sur de Europa, un enorme collado octogonal, en el extremo sudoeste del continente europeo. Está situada en una zona templada, entre las latitudes 43 47´24´N. (Estaca de Bares) y 36 00´3´´ S. (Punta de Tarifa), y entre las longitudes 7 00´29´´E. (Cabo de Creus) y 5 36´40´´O. (Cabo de Tourinan).
De un total de 580. 825 kilómetros cuadrados, España ocupa cuatro quintos de la península. Limita al norte con el mar Cantábrico, Francia y Andorra; al este, con el mar Mediterráneo; al sur, con el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, y al este con el océano Atlántico y Portugal.
Los historiadores dieron a España numerosos nombres diferentes en el pasado. Para algunos era Ophiusa, para otros Edetania, Sacania, Tartessos, Hesperia… Fueron los romanos quienes dieron con el nombre de Hispania, una palabra aparentemente de origen fenicio, derivada del pastoreo, que probablemente significa “costa o isla de conejos”.
El profesor García y Bellido cree que el nombre de Hispania data del siglo II a.C. Strabón consideró que los términos Iberia e Hispania eran sinónimos. 'Los romanos han llamado esta región entera', escribió, 'Iberia o Hispania, dividiéndola en dos partes, Ulterior y Citerior, y reservándose el derecho a modificaciones administrativas posteriores' (subsiguientemente la división sería Baetica, Lusitania y Tarraconense).
La estructura tectónica del país permite diferenciar diversos paisajes según estén orientados al Atlántico, al Mediterráneo, en la costa o en el interior.
Pero la península no es el único dominio de España. Las islas Canarias se encuentran en un sistema biogeográfico diferente: son un territorio volcánico y tropical en el Atlántico.

Ríos
La red hidrográfica española se determina por factores climáticos y factores geológicos (relieve y suelo) Se organizan en cuencas hidrográficas más o menos grandes en las cuales hay un gran río colector que desemboca en el mar. La mayor parte de España presenta un clima mediterráneo característico de ríos con fuertes estiajes y escaso caudal. Los ríos del norte y noroeste no cumplen las características de los ríos de clima mediterráneo ya que sus afluentes procedentes de las montañas amortiguan estos efectos.
En lo que respecta al relieve, en la península es la Meseta Central la unidad de relieve más importante por la superficie que ocupa y porque en torno a ella se estructuran el resto de grandes unidades (rebordes montañosos, depresiones y cordilleras exteriores). La meseta central está basculada hacia el oeste lo que hace que el Duero, Tajo y Guadiana vieran sus aguas al Atlántico. El Guadalquivir también desagua en el Atlántico por la inclinación de la depresión Bética hacia ese océano. El Ebro es otro de los grandes ríos, pero este desemboca en el Mediterráneo. Principales ríos de España.

Miño: Río de España, de340 Km. de longitud, cuyo curso atraviesa las provincias de Lugo, Orense y Pontevedra, en la comunidad autónoma de Galicia. En su último tramo constituye la frontera en España y Portugal. Nace en la sierra de Meira y lleva una dirección norte -sur entre Lugo y Orense y luego este-oeste, pasando así por Ribadavia y Tuy, hasta su desembocadura en el Océano Atlántico, entre la Guardia (España) y Camiña (Portugal).
Recorre comarcas como Terra Cha, fosa de Miño. Ribeiro y valle del Rosal y sus principales afluentes son el Sil, Arnoya, Avia Tea y Louro. Buena parte de su curso forma un valle estrecho y encajado, con los embalses de Belesar, Los Peares y Castrelo de Miño , para la producción de energía hidroeléctrica.

El Tajo: (del griego tajo = grieta) (en portugués, Tejo) es el río más largo de la Península Ibérica. Situación geográfica: Centro-oeste de la Península Ibérica, su cuenca recoge aguas de las comunidades autónomas de Aragón (nacimiento), Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid (curso medio), Extremadura (curso medio- bajo) y Portugal (curso bajo). Nacimiento: Fuente de García, Sierra de Albarracín (Teruel) a 1593 m de altitud.
Desembocadura: Océano Atlántico por Lisboa, formando el estuario de mar de la Paja. Longitud: 1007 Km. (731 Km. en España y 275 Km. en Portugal) Afluentes principales: Jarama, Guadarrama, río de la Hoz Seca (que es el primero y más importante), Tiétar (el que aporta mayor parte del caudal), Alberche y Alagón por la derecha. Guadiela, Ibor, Almonte, Salor, y Sever por la izquierda. Poblaciones que atraviesa: Sacedón, Aranjuez, Toledo, Talavera de la Reina y Alcántara en España. Abrantes, Constancia, Santarem y Lisboa en tierras portuguesas.

El Duero: (Douro en portugués), es un río del noroeste de la Península Ibérica, que nace en los Urbion del Sistema Ibérico, a unos 2.16 , en Duruelo de la Sierra (Soria), España, y que atraviesa las provincias de Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca, antes de internarse en Portugal, donde desemboca en la vertiente atlántica por Oporto (Portugal).
Con sus 897 Km., es el tercer río más largo de la Península, después del Tajo y del Ebro y con sus 97.290 Km2, posee la mayor cuenca hidrográfica peninsular (78.952 Km2 corresponden a territorio español y 18.238 KM2 a Portugal). Nace en la vertiente meridional de los Picos de Urbión (Sistema Ibérico, 2.228 m) a unos 2.160msnm, en el término municipal de Duruelo de la Sierra (Soria), España.
Su tramo inicial (en la provincia de Soria) es de 73 Km., discurre por terrenos de materiales paleozoicos con una pendiente media de 15 m/Km. hasta llegar a unos 1.100 msnm en la presa Cuerda del Pozo En esta zona el río es de régimen nival y su caudal medio es de 150 m3/s.

El Guadalquivir: es un río situado al sur de la Península Ibérica. Recorre la comunidad autónoma de Andalucía de este a oeste. Su nombre deriva del árabe wadi al-Kabir ("río grande"), mientras que los romanos lo llamaron Baetis, y a Andalucía, la Baetica. Su cuenca hidrográfica comprende territorios de las ocho provincias andaluzas, así como algunas comarcas de las provincias de Badajoz, Ciudad Real, Albacete Murcia.
Se considera que el Guadalquivir nace en la Cañada de las Fuentes en la Carzola(Jaén). Aunque el manantial más alejado que vierte aguas al río bético se sitúa en las cercanías de la aldea almeriense de Topares, donde nace el arroyo de la del Salar. Río Guadalquivir
Este imponente río se encuentra ubicado al sur de la península ibérica y atraviesa Andalucía de este a oeste, su nombre deriva del árabe, wadi-al-kabir (río grande). La cuenca hidrográfica recorre varios territorios como Badajoz, Ciudad Real, Albacete y Murcia. El río Guadalquivir desemboca en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y al encontrarse con el océano Atlántico se despliega formando un estuario. El guadalquivir es único río de España con tráfico fluvial importante pero es navegable hasta Sevilla.
Este río corre su historia más significativa de este país. A su lado se sentaron diversas culturas que determinaron el rumbo de esta hermosa península. Sevilla garabateó páginas memorables durante la colonización.

El Ebro: se sitúa en el cuadrante NE de la Península Ibérica y ocupa una superficie total de 85.362 Km2, de los que 445 Km2 están en Andorra, 502 Km2 en Francia y el resto en España. Es la cuenca hidrográfica más extensa de España, representando el 17,3 % del territorio peninsular español. Sus límites naturales son: por el N los montes Cantábricos y los Pirineos, por el SE el Sistema Ibérico y por el E la cadena Costero-Catalana.
Está drenada por el río Ebro que, con una longitud total de 910 Km., discurre en sentido NO-SE, desde las montañas Cantábricas hasta el Mediterráneo, donde desemboca formando un magnífico delta. En su camino recoge aguas procedentes de los Pirineos y montes Cantábricos por su margen izquierda a través de importantes afluentes, como el Aragón, Gállego, Cinca-Segre, etc. y por su margen derecha recibe los afluentes procedentes del Sistema Ibérico, normalmente menos caudalosos, como el Ojal, Iregua, Jalón o Guadalope. En total se contabilizan unos 12.000 Km. de red fluvial principal.
En la cuenca hay numerosos lagos, fundamentalmente en las zonas montañosas, son los llamados ibones o estanys de los Pirineos, de pequeño tamaño, pero gran belleza. En otras zonas también podemos encontrar ejemplos como la laguna de Sariñena (Huesca), la de Montcornés (Lleida) o la laguna salada de Chiprana (Zaragoza). Mención especial merece la laguna de Gallocanta (541 Km2 de cuenca) localizada en una cuenca endorreica (sin salida exterior), pero en el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Ebro.
En este amplio y variado territorio viven unos 2.800 000 habitantes, lo que supone una densidad de 33 hab/Km2, muy inferior a la media española (78 hab/Km2). Casi la mitad de la población se concentra en Zaragoza, Vitoria, Logroño, Pamplona, Huesca y Lleida. Existe una concentración de población en el centro del valle y grandes zonas despobladas en el Sistema Ibérico y los Pirineos.

Clima
En invierno afectan las borrascas del frente polar, que traen lluvias suaves y frías. Hacia la mitad del invierno la atmósfera se estabiliza gracias a la aparición de anticiclones térmicos en el centro del territorio. El tiempo dominante en invierno es frío y seco.
En primavera, el frente polar se desplaza hacia norte, afectando de lleno a la península, y permite la llegada de precipitaciones suaves. El frente polar se debilita y permite la alternancia de borrascas y anticiclones. Pero este anticiclón es el de las Azores, por lo que el tiempo se hace más templado.
En verano nos afecta plenamente el anticiclón de las Azores. En esta estación el tiempo es seco, soleado y caluroso, con la llegada de olas de calor subsaharianas. Las altas temperaturas permiten la aparición de tormentas, principalmente al final del verano.
En otoño vuelve a descender el frente polar, y a penetrar las borrascas y el aire frío polar en formaciones de gota fría. Este aire frío se encuentra con el aire cálido y húmedo, con lo que se generan lluvias torrenciales de gran potencia. La borrasca del mar de Liguria robustece este fenómeno de gota fría. En esta época también se alterna el tiempo ciclónico y el anticiclónico, por las variaciones del frente polar.
Las islas Canarias tienen un clima tropical seco y húmedo de gran estabilidad térmica y del régimen de lluvias. Los centro de acción que afectan a Canarias son: la zona de convergencia intertropical y el anticiclón de las Azores, que gobiernan los alisios. Pero también aquí llegan los coletazos de las borrascas del frente polar. El clima canario está dulcificado por la presencia de la corriente fría de Canarias.

Relieve
España tiene formas de relieve muy variadas y con fuertes contrastes. Hay cordilleras, montañas medianas, valles y depresiones, mesetas, altiplanos y llanuras litorales.
España es el país europeo, después de Suiza, que tiene la mayor altitud media del continente. Esta altitud media se debe a sus numerosas montañas y a la gran elevación de la Meseta Central.
El macizo ibérico es la estructura más antigua, y por lo tanto la que tiene los materiales más duros. Es el soporte de todo el relieve, particularmente de la meseta. El macizo ibérico aflora en la penillanura, en la parte occidental de la meseta. Se subdivide en dos países: uno al norte a unos 800 metros de altitud sobre el nivel del mar, y otro al sur a unos 400 metros de altitud. Ambas formaciones están divididas por el Sistema Central.
Los materiales que aparecen aquí son metamórficos: granitos, gneis, esquistos y pizarras. Estos materiales han sufrido la erosión diferencial y han formado arenas y margas, particularmente durante las épocas de clima tropical, que se han acumulado en sus cuencas interiores, como la región de Tierra de Barros o la de Ciudad Rodrigo.
La penillanura está fracturada por múltiples fallas y, frecuentemente, a través de ellas, han aparecido plutones y diapiros, como los de las comarcas de Sayago y Ledesma, Los Pedroches o el Alberche. También han aparecido fenómenos volcánicos como los del Campo de Calatrava. Más en la penillanura norte que en la sur, los ríos se encajan enérgicamente en ella, formando profundos tajos que siguen las líneas de falla, como sucede en los Arribes del Duero o en Alcántara.
En el macizo ibérico aparecen también relieves residuales de tipo apalachense, como la sierra de Monfragüe, y montes isla que marcan hasta donde llegó la sedimentación de los lagos interiores. Además, está el caso de Sierra Morena, un escalón que cae sobre el valle del Guadalquivir. En realidad se trata del zócalo, levantado y sin deformar tectónicamente, que comunica con el valle.
En la España silícea la roca más abundante es el granito, de débil resistencia a la erosión cuando tiene en abundancia biotitas, plagioclasas y diaclasas y cuando presenta gran porosidad. Cuando las grietas o diaclasas son paralelas a la superficie el granito se rompe en escamas y origina una topografía de formas suaves y onduladas. Si las fisuras son ortogonales y profundas acaban des-componiendo el granito en bolas.
La caliza, roca sedimentaria muy soluble cuando tiene gran pureza. Para que exista relieve cárstico es preciso que predomine la disolución sobre cualquier otro fenómeno erosivo. El agua ha de penetrar profundamente para ser eficaz y esto depende de las fisuras que tienen que ser pequeñas para que puedan ser impermeables. Las formas de relieve resultantes de la caliza son muy diversas y se puede encontrar desde el cañón al lapiaz.
Las arcillas son partículas inferiores a dos micras que se originan en un proceso de descomposición o alteración química y cuya estructura se organiza en laminillas. Si hay pendiente el agua las arrastra con facilidad sobre todo si se hallan resecas, cuarteadas y sin un manto vegetal protector.

El territorio francés tiene la forma de un hexágono. Lo han venido constituyendo desde la Edad Media, durante al menos un milenio, la voluntad obstinada y unificadora de los reyes y, posteriormente, la de la República.
El hexágono, bien equilibrado, se abre a tres grandes litorales marinos y está limitado por tres fronteras terrestres. Adquirió sus dimensiones actuales como resultado de las guerras franco-alemanas de los siglos XIX y XX. El territorio francés está situado en el istmo, un tanto dilatado, que separa, en el oeste de Europa, el Mediterráneo del canal de la Mancha y el Atlántico, y comunica la península Ibérica con el resto del continente.
En el sur, la frontera con España está formada por la cordillera de los Pirineos, que tiene su punto más alto en el Aneto, con 3.404 metros. Al este, los Alpes y el Jura cierran las fronteras con Italia y Suiza, mientras que el curso medio del Rin separa Francia de Alemania. Estas son fronteras «naturales», estacionarias durante mucho tiempo; en la actualidad, a causa del aumento del tráfico europeo, su cruce por puertos, puentes y túneles de carretera y ferroviarios plantea serios problemas.
Los Pirineos, los Alpes y el Jura confieren a Francia un carácter montañoso, que comparte con los países vecinos. Los Alpes franceses del norte constituyen la zona de esquí más extensa de Europa y permiten la práctica de la mayor parte de los deportes de montaña. El Mont Blanc, la cima más alta de Europa, alcanza los 4.807 metros.
Al norte, en cambio, la frontera con Alemania, Luxemburgo y Bélgica es mucho más abierta. Coincide con el viejo macizo de las Ardenas, de altitudes modestas, y la gran llanura de Europa septentrional. Fue durante mucho tiempo la frontera de los conflictos, las batallas y las invasiones.

Ríos
Senna: atraviesa la ciudad de París ingresando por el sureste, en dirección noroeste, y virando luego hacia el suroeste. Según la tradición (hoy discutida), la ciudad se situó originalmente sobre una de sus islas, la Isla de la Cité, y con el tiempo fue edificándose también sobre las dos márgenes del Sena.
El río esta en el origen de París. Bajo la superficie del la Isla de la Cité, junto a Notre Dame, aún pueden verse restos del poblado galorromano. Allí se ubicaron gentes desde hace varios milenios para explotar un entorno distinto del actual. Las canoas de hace más de 6000 años encontradas en la zona atestiguan que aquellos individuos primitivos estaban familiarizados con el ambiente ribereño. Cuando los romanos construían sólidos puentes para salvar grandes corrientes sabían aprovecharse de los puntos donde alguna isla dividía el cauce en dos. Este es el caso de París, como fue el caso de Mérida. Una isla en medio de la corriente otorgaba mayor facilidad para estas grandes obras. Y en torno a esos pasos estratégicos acabaron surgiendo importantes ciudades y centros comerciales. París no fue una excepción.

Ródano: Nace el río Ródano en los Alpes centrales de Suiza, al pie del macizo de San Gotardo, a una altitud de 1.830 m, a partir de un glaciar. Muy pronto penetra en el Valais, recorriendo de este a oeste el fondo de un ancho valle plano que un glaciar cuaternario excavó entre los Alpes berneses y los Alpes peninos. Descarga sus aguas en el lago Leman o de Ginebra, de donde surge de nuevo para iniciar un complicado recorrido en zigzag con el que atraviesa las cadenas del Jura.
Es navegable por embarcaciones de pequeño calado desde Le Parc; 140 km aguas abajo se encuentra, en Lyon, con su gran tributario, el Saona, que, procedente del norte, recoge las aguas de buena parte de la Borgoña. A través del Saona, la navegación del Ródano puede acceder, mediante canales, a los cursos del Sena y del Rin.
El régimen atlántico de su principal afluente regulariza el caudal del Ródano, que hasta Lyon presenta un fuerte máximo al final de la primavera. A partir de Lyon, el Ródano toma la dirección norte-sur, deslizándose por el fondo del surco formado entre el macizo Central francés y los Alpes.

Loira: El río Loira (en francés Loire, en bretón Liger, en occitano Léger o Leir) es un largo río europeo, que discurre únicamente por Francia. Nace en el monte Gerbier-de-Jonc, en el departamento de Ardèche, y desemboca en el océano Atlántico en un amplio estuario después de Nantes.
Es el río más largo de Francia y pasa por las ciudades de Orleans, Tours y Nantes. Es famoso porque en sus riberas se hallan numerosos castillos y palacios de los siglos XVI al XVII francés, conocidos en su conjunto como «Castillos del Loira».

Garona: La Garonne , principal río del sur occidental con 525 km de longitud, presenta una geografía muy diversificada. Torrente violento cuyo caudal depende del deshielo de las nieves en el pirineo catalán, deja las montañas en Saint-Gaudens, y se transforma en río de valle dibujando terrazas a su paso. Al recibir al Ariège y alcanzar Toulouse se t ransforma en un río navegable
Desde sus fuentes en las más altas cimas de la cordillera de los Pirineos, el Garona riega las amplias llanuras del sur de Francia, área en la que constituye el principal curso fluvial.
El río Garona tiene una longitud de 575 km (excluidos los 72 km del estuario de la Gironda que comparte con el Dordoña), y drena una superficie de 56.000 km2.
Nace en España, cerca del macizo de la Maladeta, en los Pirineos centrales, de la unión de dos torrentes de origen glaciar: el Garona de Ruda y el Garona de Jueu, que confluyen cerca de la población de Les Bordes. Durante su primer tramo toma la dirección norte y discurre tumultuosamente al tener que salvar grandes pendientes y desniveles.
Tras recorrer 50 km en suelo español y después de atravesar las gargantas de Pont de Rei, el Garona penetra en Francia, en la depresión de Marignac, donde recibe las aguas del Pique. Poco después, ya en la llanura de Aquitania, recoge la escorrentía de su último afluente pirenaico, el Ariège. Pasada la ciudad de Toulouse recibe al Tarn y al Lot, ambos provenientes del macizo Central francés. Posteriormente, el Garona toma dirección noroeste y avena Agen y Burdeos. Poco después confluye con el río Dordoña. En el Bec de Ambès, cerca de Burdeos, la Garonne reúne al Dordoña para formar el estuario de la Gironde, el más extenso de la Europa continental.
En Burdeos, el río es muy ancho y se encuentra bajo la influencia de las mareas. Con marea alta el agua de mar entra a contracorriente formando una zona de turbiedad y las aguas marinas saladas.
El amplio estuario de la Gironda, de unos 72 km de longitud y una anchura máxima de 11 km, conforma la desembocadura común en el Atlántico de ambos cursos.

Dordoña: El Dordoña (en occitano Dordonha) es un río en ocasiones catalogado como río francés del Macizo Central y de la cuenca aquitana. El valle de Dordoña está clasificado como país de arte y de historia.
El Dordoña se considera clásicamente en la enseñanza primaria francesa un río afluente del Garona. No obstante, se vuelve a unir directamente al dominio marítimo a través del estuario de la Gironda (que posee en común con el Garona). La gran mayoría de actores institucionales que trabajan actualmente en la cuenca vertiente del Dordoña lo consideran un río.

Clima
Es templado en términos generales, pero existen considerables contrastes regionales; por ejemplo, el área costera del sureste, goza de un clima mediterráneo con veranos secos y cálidos e inviernos suaves, mientras en la meseta del interior, las montañas y las regiones de las tierras altas orientales el clima se vuelve continental. El clima oceánico es característico de las regiones de Bretaña y Normandía y se extiende a toda la zona occidental de Francia.
La denominación de mistral, mistral, maestral o maestro obedece a que los romanos eligieron Creta como punto de referencia de la rosa náutica o rosa de los vientos del Mare nostrum; y en dirección noroeste queda la ciudad de Roma, magistral Pentium (soberana de gentes). Así pues, el mistral, al que dedicó páginas maestrales Alphouse Daudet, es viento del noroeste, duro, frío y seco, que sopla preferentemente en invierno; lo hace con cielo, en general, despejado o con pequeñas nubes, denominadas glateiros, que, a su impulso, se desplazan rápidamente. El viento alcanza, con facilidad, 100 Km/h y, a veces, sus rachas llegan a 200; infunde respeto y temor a marineros y pescadores, ya que, con fuerzas 11 ó 12 de la escala Beaufort, denomina temporal muy duro o huracanado, con mar montañosa o, incluso, de gravísimo peligro.
Para justificar dichas velocidades, hay que sumar a los gradientes de presión, su condición catabática y el efecto de tobera resultante de circular encajado por valles y desfiladeros. Afecta la posición septentrional del Mediterráneo Occidental, en especial, las Bocas del Ródano y la isla de Menorca. En el Ebro, donde el rumbo noroeste del viento viene impuesto por el propio trazado del valle, el mistral es conocido por cierzo.
Las temperaturas en el litoral atlántico están suavizadas por las corrientes oceánicas y los vientos dominantes del suroeste. La temperatura media de París en el mes de enero es de 3,2 ºC y de 19,5 ºC en julio; en Estrasburgo, la temperatura media del mes de enero es de 0,8 ºC y en julio de 19,1 ºC. En Niza, de 8,3 ºC en enero y de 22,4 ºC en julio; y en Lyon, es de 2 ºC en enero y de 21 ºC en julio.
Las precipitaciones son abundantes durante todo el año en el oeste, y en el este aumentan con la altitud y durante los meses de primavera y otoño. La precipitación media es de 585 mm. anuales en París y de 813 mm. en Lyon. Las variaciones de precipitación oscilan entre los 1.397 mm. anuales en las áreas montañosas y los 254 mm. en ciertas áreas de las tierras bajas septentrionales. Una de las peculiaridades meteorológicas del sur de Francia es el mistral, un viento muy fuerte procedente de la meseta central que sopla hacia la región mediterránea.

Grecia es un país envuelto por miles de años de historia. Un país que con su mar transparente y azul, sus islas y paisajes atraen a todo turista que desee vivir la experiencia de una civilización occidental.
Mezcla de costumbres, arquitectura, amabilidad, artes y culturas, todas inmersas en un paisaje único entre sus islas y el océano.
Situado en el lado sur de la Península Balcánica, limita por tierra con Bulgaria, la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Albania al norte, al este con Turquía Su superficie es de 309.050 km² incluyendo aguas interiores de la cuenca del Egeo, islas e islotes. De acuerdo a estudios demográficos de Eurostat, la población de este país es de 11.244.118 habitantes.
Geográficamente el territorio griego es muy variado. Contando con 1400 islas, islotes y afloramientos rocosos, 15.021 km de costa (más de 16.000 km de costa incluyendo los afloramientos rocosos), siendo el segundo de Europa tras Noruega y décimo del mundo detrás de Estados Unidos en longitud costera. Sus islas se dividen en seis archipiélagos: Cícladas, Jónicas, Dodecaneso, Espóradas, las islas del noreste del Egeo y las del golfo Sarónico.
Las dos islas de mayor tamaño (Creta y Eubea) no pertenecen a ninguno de estos grupos. El mar Egeo ha sido de gran importancia en la historia y desarrollo de la cultura y civilización helenística. Grecia es mayoritariamente montañosa y cuenta con varias cadenas entre ellas los Alpes Dináricos al oeste (los cuales por medio de islas cambian de dirección hacia el sureste al sur del Peloponeso); montes Ródope, la cadena del Olimpo entre otras. Grecia es el país de Europa con mayor número de picos montañosos.
Su mayor altura se encuentra en la cadena del Olimpo, en el monte Mytikas 2.919 msnm, siendo este el 4º de Europa en prominencia (altura real de la base a la cumbre) superado sólo por el Mont Blanc, el pico Mulhacén y el Monte Etna. Su altura de prominencia es de 2.919 coincidiendo con su altura s.n.m. puesto que su base se encuentra a 0 msnm.
Las distancias de extremos en línea recta son de SE-NO 993 km y S-N 800 km y su ubicación geográfica entre los paralelos N35* y N42*. Y al oeste y sur con el Jónico y el Mediterráneo.

Clima
En el norte del país predomina el clima de tipo continental, bastante riguroso en los inviernos y templado en los veranos; en todo el resto de Grecia.
Si se exceptúan las zonas montañosas, reina el clima mediterráneo, muy benigno y que se distingue por la diafanidad de su aire y la calidad luminosa del cielo.
La temperatura media es en invierno algo inferior a los 10°C, pero asciende en verano hasta los 25°C.
Las precipitaciones son relativamente abundantes en el norte en la costa oriental, y alcanzan si índice en Atenas y en la costa en general.
El clima en Grecia es similar al de países como España o Italia, es un clima muy caluroso en verano, con temperaturas que superan los 30 grados en los meses de junio y julio, y es un clima más suave en invierno, con temperaturas que rondan los 15 grados de media. Los meses más lluviosos son noviembre y diciembre, y los más fríos los meses de enero y febrero.

Relieve
Grecia es un país con un relieve formado por numerosos macizos y sistemas montañosos (el 80 % de su superficie), que encierran pequeñas cuencas interiores o abiertas al mar. Casi la mitad del territorio supera los 500 m de altitud; las montañas no llegan a alcanzar los 3 000 m (la máxima altitud del país, el monte Olimpo, tiene 2 918 m).
Al sur de Macedonia, en el límite con la provincia de Tesalia, se encuentra el Olimpo, el monte más alto del país. Monte mítico en el que, según la creencia de los antiguos griegos, habitaban los dioses. En la antigua Grecia se creía que en lo alto de una montaña vivían los doce dioses más importantes del mundo helenístico liderados por Zeus quien estaba casado con Hera. Esta montaña o monte era conocido como el Olimpo, al igual que la morada de los dioses griegos.
El punto más alto de la montaña, aquella que desaparece entre la blanca nieve, se decía era la entrada al reino de los dioses.
En realidad no se trata de un monte único, como sucede en la mayoría de los casos, sino de una cadena montañosa, dentro de la cual destaca la cumbre del Olimpo con sus 2917 metros de altura sobre el nivel del mar. Una de las experiencias que siempre quedarán grabadas en nuestra vida es la de ascender hasta la cima de este legendario monte. Para ello se precisan normalmente de dos días, si bien existe un refugio en el que se puede hacer noche con toda normalidad. Pero merece la pena realizar la subida hasta la residencia de los dioses. A este monte desde el que Zeus y sus hermanos, Poseidón y Hades, ayudados principalmente por log Gigantes, los Cíclopes y los Hecatónquiros
La costa, muy recortada y con numerosos golfos y penínsulas, se prolonga a lo largo de islas que constituyen la prolongación de los antiguos sistemas costeros, parcialmente sumergidos en el mar. Estructuralmente, el relieve se organiza a partir de la cadena del Pindo, continuación de las montañas balcánicas, y ocupa el extremo NE del territorio.
Recorre el país de NO a SE, dividiéndolo en dos áreas climáticas y económicas diferenciadas; de él parten algunas estribaciones, como el macizo del monte Aeta, que se alarga también en dirección SE, por los montes Parnaso, Kizerón y Helicón. Hacia el E parten del Pindo dos cadenas que encierran entre sí la cuenca de Tesalia, y en la más septentrional se halla el más famoso de los montes griegos, el Olimpo. Grecia puede dividirse en cuatro grandes regiones: la Grecia Septentrional, la Grecia Central, la Meridional y la Insular.

Inglaterra (anteriormente el Reino de Inglaterra hasta su fusión con Escocia en 1707, la cual creó el Reino de Gran Bretaña) es el más grande y más densamente poblado de las países que forman el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del norte. Muchas veces es usado como sinónimo al referirse a Gran Bretaña o el Reino Unido por algunos, lo cual ofende a escoceses, galeses, y nor-irlandeses. El nombre "Inglaterra" deriva de "tierra de los anglos" (en inglés England por land of the Angles) refiriéndose a los anglos, pueblo germánico que se asentó en la isla en el Siglo V

Clima
El inglés es muy cambiante, y puede pasar de un frío lluvioso a un esplendoroso día soleado en sólo un par de horas, por lo que es una buena idea llevar siempre un abrigo y una campera impermeable. La proporción habitual indica que llueve un día de cada tres, a pesar que suelen producirse largos períodos secos. La temperatura fluctúa entre una máxima de 30°C en verano y una mínima de -5°C en invierno Inglaterra tiene un clima marítimo templado, lo que significa que es suave, con temperaturas no muy inferiores a 0 ° C en invierno, y no mucho mayores que 32° C en verano.
El clima es húmedo y está frecuentemente sujeto a cambios. Los meses más fríos son enero y febrero, este último sobre todo en la costa de Inglaterra, mientras que julio es normalmente el mes más caluroso. Los meses con clima templado y cálido y con menos precipitaciones son mayo, junio, septiembre y octubre.
La mayor influencia sobre el clima de Inglaterra proviene de la proximidad del Océano Atlántico, a su posición en el norte y al calentamiento de las aguas alrededor de la Corriente del Golfo.
Inglaterra recibe una importante proporción de precipitaciones durante el año, y donde el otoño y el invierno tienen el tiempo más húmedo – geográficamente los Lagos reciben más lluvia que en cualquier otro lugar en el país.
La temperatura máxima registrada fue de 38,5 ° C el 10 de agosto de 2003 en Brogdale en Kent, mientras que el más bajo fue de -26,1 ° C 10 de enero de 1982 en Edgmond, Shropshire.

Ríos
Inglaterra, debido a su bajo relieve, no cuenta con grandes ríos, sino con muchas cuencas hidrográficas que recorren todo el país. Los ríos han condicionado la creación de pueblos y puentes alrededor de éstos, y los canales que unen unos ríos con otros han propiciado su navegabilidad

Támesis: es el río principal de Inglaterra. Nace cerca de Kemble y pasa por las ciudades de Oxford, Wallingford, Reading, Henley-on-Thames, Marlow, Maidenhead, Eton, Windsor y Londres. Su longitud es de 346 km y desemboca en el canal de la Mancha.Es un río navegable, que conecta Londres con el mar, por un lado y con la densa red de canales interiores por la otra. El más importante es el canal de Bristol, que le comunica con el río Severn. Sus principales afluentes son los ríos Churn, Leach, Cole, Coln, Windrush, Evenlode, Cherwell, Ock, Thame, Pang, Kennet, Loddon, Colne, Wey y Mole.
Severn: es el más largo y caudaloso del Reino Unido. Tiene 354 km de longitud. El río nace cerca de Plynlimon, y atraviesa ciudades como Shrewsbury, Worcester y Gloucester. Desemboca en el océano Atlántico formando un estuario en el suroeste del país. Su principal afluente es el río Tern, pero también son afluentes suyos los ríos: Vyrnwy, Stour, Warwickshire Avon y Bristol Avon por la izquierda y Teme y Wye por la derecha.

Trent: tiene una longitud de 297 km. Nace en Staffordshire entre Biddulph y Mow Cop y desemboca en el mar del Norte en el estuario Humber, que comparte con el río Ouse. Cae sobre el estuario en las cataratas del Trent. Es un río navegable en los 188 km que hay entre Burton y la desembocadura. Sus principales afluentes son los ríos Dove, Derwent, Erewash y Devon por la izquierda; y Mease, Tame y Soar por la derecha. Atraviesa las ciudades de Stoke-on-Trent, Derby, Nottingham, Newark-on-Trent, Immingham y Hull.

Relieve
Inglaterra está constituida por planicies y llanuras fértiles con pequeñas colinas. Las zonas más accidentadas, compuestas por montañas, páramos y colinas, se encuentran al norte y al oeste. El Distrito de los Lagos (Cumbria) y la parte noroeste del país están separados de los Yorkshire Dales o valles de Yorkshire. En la parte nororiental del país se encuentran los montes Peninos, que también son llamados "la espina dorsal de Inglaterra". La parte oriental del país, en particular East Anglia, es la zona más plana. La costa es muy variada y ofrece grandes playas y acantilados espectaculares.
La llanura más vasta es la que se sitúa al Sudeste del País, regada por el támesis y el río severn y fragmentada por las colinas de Costwold Hill y Chiltren Hill.

Italia es una península cuyo territorio tiene una curiosa forma lo que hace que sea conocida en el mundo entero por su forma de bota. Se extiende a lo largo de 301.277 kilómetros cuadrados y tiene fronteras al oeste con Francia, al norte con Suiza y Austria y al este con Eslovenia.
La Península itálica se encuentra situada en el sureste de Europa, justo en el centro del Mediterráneo, hecho que facilitó el control que Roma ejerció en las tres riberas de su cuenca, la europea, la africana y la asiática Con una disposición longitudinal, la famosa bota limita al norte con los Alpes, al sur con el mar Jónico, al este con el mar Adriático y al oeste con el Tirreno
El relieve presenta cuatro grandes unidades regionales: al N, un sector continental dominado por los Alpes; a sus pies, la llanura del Po; al S un sector peninsular articulado por los Apeninos; y finalmente las tierras insulares. El sistema alpino extiende por territorio italiano la casi totalidad de su vertiente meridional. En este gran conjunto montañoso destacan las formaciones calcáreas de los Dolomitas (Marmolada, 3.342 m de alt.) y en el sector cristalino, de formas más agrestes, algunas de las principales cumbres de todo el sistema alpino: Monte Rosa (4.634 m), Cervino (4.478 m).
En Italia se encuentran dos cadenas montañosas de importancia: Los Alpes con alturas que se mantienen perpetuamente nevadas como el bello Mont Blanc de 4.810 metros, el Monte Rosa de 4.634 metros o el Monte Cervino con 4.478 metros.
Los Alpes pueden dividirse en tres secciones: la parte occidental con los Marítimos, Cottios y Graios; la parte central con los Peninos, Lepontinos y Réticos y la parte oriental con los Dolomíticos, Cárnicos y Julianos.
Los Apeninos son la otra gran cadena montañosa, que aunque no tienen picos de gran altura, se caracterizan por recorrer toda la Península a lo largo de 1.190 kilómetros, como si de una espina dorsal se tratara. Tiene como sistemas aledaños el Preapenino Tirreno y el Preapenino Adriático.
A los pies de los Alpes se encuentra la Llanura Piamontesa y los Grandes Lagos de origen glacial. El Lago Mayor de 212 kilómetros de diámetro es el más profundo, el de Como de 146 kilómetros y el de Garda, el mayor,con 370 kilómetros. La llanura más extensa es la Paduano-Véneta con 4.600 kilómetros cuadrados que se encuentra entre las dos grandes cadenas montañosas.
Las costas italianas son bañadas, al oeste por los Mares de Liguria, Cerdeña y Tirreno, al sur por el Jónico y por el Adriático al este.
Algunos pasos de montaña (Mont Cenis, Simplon, Brennero) facilitan la comunicación con las regiones vecinas. La región prealpina presenta largos y profundos valles, con numerosos lagos: Garda (370 km2), Mayor, Como, Iseo. Al S de los Alpes, entre éstos y los Apeninos, se extiende la llanura del Po (el río más largo del país, con 652 km. de long.), fosa tectónica rellenada por los depósitos sedimentarios aportados por los ríos que descienden de los Apeninos y, especialmente, de los Alpes (Adigio, 410 km; Piave), y que avenan la llanura que se abre al mar Adriático por el litoral NE de Italia. El resto de llanuras italianas, aunque numerosas, son de escasa extensión, y se localizan preferentemente en el litoral tirrénico, formadas por importantes ríos (Arno, Tíber) o por llanuras costeras (Maremma, Agro Pontino).
La cadena de los Apeninos constituye la espina dorsal de la península italiana, y en ella se distinguen tres sectores: los Apeninos septentrionales, los de menor altura y de formas más suaves (monte Cimone, 2.163 m); los Apeninos centrales, también denominados Abruzos, que constituyen el techo de la cadena (Gran Sasso, 2.914 m), y presentan modelados de tipo cárstico; por último, los Apeninos meridionales, que tienen su punto culminante en el monte Pollino (2.271 m). A ambas vertientes de la cadena se extienden formaciones de colinas, denominadas Subapeninos o Antiapeninos, destacando las del reborde O, donde se elevan algunos volcanes (Vesubio, monte Amiata, Campos Flégreos).
Los tres volcanes activos, el Stromboli, en las islas Eolias, el Vesubio, cerca de Nápoles, y el Etna, en Sicilia, originan una gran actividad subterránea; el territorio italiano está a merced de los terremotos, que ocasionaron auténticas catástrofes en 1908 y 1980. Italia irradia belleza aunque, por desgracia, se desdibuja con la elevada contaminación, especialmente en las grandes ciudades y en la costa.
Dos milenios de ocupación humana, junto con la pasión de los lugareños por la caza, han provocado la extinción de numerosas especies animales que, en su día, fueron endémicas en Italia. Han sobrevivido osos pardos y linces y, en las regiones alpinas, perviven algunos lobos, marmotas, gamuzas y ciervos. En Cerdeña se pueden encontrar muflones, jabalíes y gatos salvajes, al igual que halcones y águilas reales que esquivan al vuelo los perdigones de los cazadores
En el extremo S de la península Itálica, la isla de Sicilia es considerada una prolongación de los Apeninos (montes Nebrodi, Peloritani, Madonia), destacando el monte Etna, que con sus 3.345 m de alt. es el volcán activo más alto de Europa.
Las islas italianas presentan interesantes sistemas montañosos. Sicilia contiene, en realidad, una prolongación de los Apeninos, además de poseer el único volcán en activo de Europa, el Etna con 3.323 metros. Las erupciones más violentas y con funestas consecuencias para la población se produjeron en el año de 1669, destruyendo parte de Catania, y en 1928. Cerdeña no cuenta con ningún volcán, sin embargo tiene como característica el hecho de que sus elevaciones proceden de un antiguo macizo, el Tirrénido, que en su mayor parte se encuentra hundido. Los ríos de las islas son de carácter torrencial y sufren graves crecidas en invierno, mientras que en verano aparecen totalmente secos.
Fauna y flora: Dependiendo del lugar al que se viaje de Italia, se descubrirán distintos tipos de vegetación y de especies animales en medio de una naturaleza rica en contrastes. Al norte del país, en medio de glaciares y cascadas, se encuentran especies alpinas; en las mesetas y zonas calcáreas, prevalece la flora y fauna mediterránea, mientras que en las grutas y costas se dan numerosas especies marítimas.
En los Alpes italianos hay especies que han conseguido adaptarse a las bajas temperaturas y a los vientos helados. Los árboles de coníferas, con el haya como principal exponente, y praderas de alta cota, son el entorno en el que se mueven animales como marmotas, armiños, liebres, águilas reales, faisanes de monte, francolines, ciervos, gamuzas y corzos. Sin embargo, la especie reina de este entorno es la cabra montés, que ha conseguido superar el peligro de extinción gracias al privilegiado medio que existe en la zona de los Alpes.
La zona central tiene como entorno a los Apeninos, así como a la fauna y flora típicamente mediterráneas. Los bosques de hayas, además de otorgar una gran belleza al paisaje, han dado cobijo a numerosas especies de animales maltratadas por el hombre a lo largo de la historia (el oso pardo marsicano, la gamuza de los Abruzos y el lobo han encontrado en este entorno un lugar idóneo para regenerar sus especies). En esta zona prevalecen, además, animales típicos como el lobo apenínico, el águila del Bonelli y el curioso pico negro. Por otro lado, el llamado Pinus Laricio, otorga al paisaje un bello contraste que recuerda al de los países nórdicos.
En las costas predominan, sobre todo, los cormoranes que eligen estas zonas para reunirse en grandes bandadas y pasar el invierno. En toda Italia, a excepción de las zonas montañosas, se encuentran mochuelos, águilas, azores, zorros, jabalíes y cabras salvajes, así como la típica vegetación mediterránea: olivos, naranjos, limoneros, vides, manzanos, albaricoques, perales y melocotoneros.
La isla de Cerdeña es asimismo montañosa (montes de Gennargentu), aunque cabe destacar la fosa tectónica de Campidano, entre Oristano y Cagliari. La climatología italiana, si bien tiene carácter mediterráneo, presenta notables variaciones regionales. En primer lugar, por efecto de su considerable extensión en latitud: medias anuales en Milán de 23 oC en julio y 1,5 oC en enero, mientras que en Palermo, dichas medias son de 26,2 y 11 oC. Por otro lado, debido a las condiciones orográficas: los Alpes, que actúan de barrera ante los vientos del N, registran las mayores precipitaciones (3.000 a 3.800 mm anuales); los Apeninos, por su parte, establecen una clara distinción entre sus dos vertientes: la tirrénica, que queda expuesta a las corrientes húmedas del O, y la vertiente adriática, a sotavento de dichas influencias (menos de 500 mm anuales en Apulia).

Ríos
La Situación hidrográfica de la Italia continental. En la zona norte italiana encontramos la principal actividad hidrográfica del país.

Po: recoge gran parte de las aguas alpinas italianas y de la vertiente norte de los Apeninos Ligures y Tosco-Emilianos, creando una enorme depresión fluvial que ocupa una cuarta parte de la superficie italiana. Es el río más importante de Italia. Navegable desde Turín hasta su desembocadura en el mar Adriático, recibe una enorme cantidad de afluentes con los cuales conforma una red de vías fluviales interiores de aproximadamente 965 Km., como dijimos en su mayoría descienden por la vertiente meridional de la cadena de los Alpes. Nace en el monte Monvisoy y desemboca en el Mar Adriático tras recorrer 652 kilómetros y haber drenado una cuenca de 75.000 Km2. Su caudal medio anual promedia los 1.540 m3/sg., lo que lo hace superior a otros importantes ríos europeos como el Elba, Sena, Tajo, Duero, Ebro y Loira. Es un río estratégico para la agricultura italiana y se encuentra actualmente sufriendo una dura sequía, que según expertos de la agencia italiana de protección del medio ambiente podría quedar reducido a 552 kilómetros en pocos años.
El caudal del Po ha bajado un 25% en los últimos 30 años a la vez que ha aumentado notablemente el empleo de sus aguas, un 73% de las aguas extraídas de su caudal son empleadas en la agricultura.
El delta del río cubre un cuarto del territorio italiano, produce el 40% del Producto Interno Bruto y cubre un 35% de la producción agrícola nacional.

Adigio: el segundo en extensión con 410 km de longitud, se inserta en Italia tras recorrer la provincia austriaca de Tirol. Recorre Italia hacia el este, al igual que el Po, hasta desembocar en el Adriático. Situación hidrográfica de la península itálica. Los ríos que se encuentran en la península itálica y en las islas son más cortos y sus flujos resultan, por consiguiente, más pobres e irregulares. En general son poco profundos y proclives a las secarse durante el verano. En la vertiente centro-occidental, debido a la presencia de los Apeninos Centrales, se encuentran algunos ríos con vertientes un tanto mayores.

Tíber: El río Tíber (en italiano Tevere) es el tercer río más largo de Italia (después de los ríos Po y Adige), con una longitud de 405 km. es un río, con un recorrido de poco más de 400 kilómetros, uno de los ríos más largos de Italia. Nace al norte de Roma, en la región de Toscana, y desemboca en el mar Tirreno, 20 kilómetros después de haber atravesado la "Ciudad Eterna". El Río Tiber atraviesa todo Roma de norte a sur. Este río se utilizó durante muchos siglos como vía de comunicación: En la época romana los barcos comerciales podían remontar el río hasta Roma.
Quien se halla de visita en Roma puede recorrer el río Tíber paseando por sus orillas o abordando alguna de las embarcaciones que lo navegan regularmente.
Al Tíber lo surcan tantas embarcaciones con guías, preparadas para recibir a los miles de turistas que día a día llegan a Roma, como embarcaciones comunes, utilizadas por los habitantes de la ciudad. El trayecto que realizan estas últimas es de unos 4 kilómetros y medio, y a pesar de que la duración del viaje es de 45 minutos, muchos romanos lo prefieren al embotellado tránsito vehicular de las avenidas que flanquean al Tíber.

Arno: que atraviesa Florencia y la Toscana, recorriendo algo así como 240 kilómetros a través de un valle agrícola intensamente explotado. Quien le sigue en importancia es el Tíber que atraviesa las regiones de Umbría y Lacio. Los demás ríos italianos de la península y las islas son de escasa importancia en comparación con los mencionados; no existe ninguna otra gran cuenca en este país montañoso y rodeado de mares, en el que el agua se precipita directamente al mar por torrentes y flujos estacionales más que por grandes ríos o depresiones fluviales de envergadura y caudal.

Clima
En su mayor parte es mediterráneo, sin embargo, presenta grandes contrastes de unas zonas a otras. En la región alpina a medida que se va subiendo en altura se va descendiendo en temperatura. La región padua-véneta tiene principalmente un clima suave pero seco, en la apenínica un clima suave pero con abundantes lluvias, la zona sur cuenta con temperaturas estables casi todo el año debido a la influencia del mar, mientras que en la zona adriática los inviernos son suaves y los veranos tórridos con temperaturas muy altas.
El clima de Italia varía de Norte a Sur y de las llanuras a las cumbres de las montañas. El largo y crudo invierno alpino trae la nieve en septiembre. Las regiones norteñas sufren inviernos glaciales y veranos calurosos, mientras que las condiciones se suavizan en el sur. El siroco, viento africano cálido y húmedo que afecta a las regiones del sur de Roma, origina al menos dos semanas de sofocante calor en el estío.

Situada al oeste de la península Escandinava, Noruega comparte frontera con Suecia, Finlandia y Rusia. Su forma alargada ha permitido el desarrollo de sus 20.000 km de costas formados por un frente marítimo recortado por fiordos. Su interior es montañoso y está cubierto de algunos de los glaciares más grandes de Europa. Más de 500 km² del país se asientan al norte del círculo Polar Ártico, pero su costa oeste carece de hielo durante todo el año gracias a las cálidas aguas de la corriente del Golfo.
Tres cuartas partes de la superficie de Noruega están formadas por altas montañas, lagos y glaciares y un 23% lo cubren espesos bosques. La superficie total del país es de 323.878 kilómetros cuadrados.
Hace muchos miles de años Noruega estaba cubierta por una enorme capa de hielo. El hielo se concentró especialmente en los lechos de los ríos y excavó valles profundos y cortados que finalmente llegarían al mar. Esas masas de hielo se formaron y desaparecieron hasta retirarse hace 14.000 años. A su paso el hielo dejó valles vacíos en los que podía entrar el mar, y así nacieron los hermosos fiordos que son para muchos, el alma de Noruega.
Noruega es un Estado de Europa septentrional, ocupa la vertiente noroccidental de la península Escandinava. Limita con el mar de Barents, integrado en el océano Glacial Ártico, al N; con Finlandia y Rusia al NE; con Suecia al E; con el mar del Norte al S, con el canal de Skagerrak que lo separa de Dinamarca; y con el mar de Noruega al O, en el océano Atlántico. La capital es Oslo.
Es el Estado más septentrional de Europa, atravesado por el Círculo Polar Ártico, más allá del cual se encuentran la isla de Jan Mayen y el archipiélago de las Svalbard, pertenecientes a Noruega.
En el rostro de Noruega allí haber montaña, uplands, lowlands y tablelands. Casi sexto de el superficie ser cubrir de montañoso región. Costero región también cubrir un considerable área de el país. Además de eso alguno valle y tundra estar también allí en el tierra de Noruega. El elevado altitud de el país ser el Galdhopiggen pico eso subir casi 2,469 metro encima de el mar nivel. Por otra parte el bajo punto del país ser el noruego Mar.
El punto más alto de Noruega es el Galdhøpiggen a 2.469 m de altura. El clima de Noruega es bastante templado, especialmente sobre la costa bajo influencia de la corriente del golfo. El clima del interior puede ser más severo y hacia el norte pueden encontrarse las condiciones más subárticos. Las islas de Svalbard y Jan Mayen son también parte del territorio. La Isla de Bouvet en el Atlántico Sur y la Isla de Pedro I en el sur del Océano Pacífico se consideran dependencias y no forman parte del reino. Noruega es uno de los países que reclama territorio en Antártida (la Dronning Maud).

Ríos
La gran cantidad de hielo hace que los ríos aparezcan por todas partes, desde los valles hasta las cumbres de las montañas, detrás de las morrenas, con circulación hacia el mar o hacia los lagos; y nacen en glaciares, lagos y zonas pantanosas.
Los ríos noruegos no son navegables, aunque sí se usan para transportar madera, o como pistas para trineos cuando están helados. Pero la gran utilidad de los ríos noruegos, gracias a los grandes desniveles que deben de salvar, es la producción de energía eléctrica, y motora, para la industria tradicional que mueve sus ingenios aprovechando la abundancia del agua.
Los valles noruegos, tanto los fluviales como los glaciares, tienden a ser estrechos, rectilíneos y paralelos entre sí. Han tajado en el relieve profundos valles, llenos de gargantas y cañones, en los que se combina la morfología glaciar y la fluvial.

Glomma: El principal río noruego es el, que tiene 611 km de longitud. Nace al sur de fiordo de Trondheim, y desemboca en el Skagerrak, junto a Fredrikstad. Entre las más famosas cataratas de Noruega se encuentran las de Valor Fos (de 350 metros de altura), las de Vettis (de 256 metros de altura), las de Vorin Fos (de 160 metros de altura) y las Siete Hermanas, que caen sobre el fiordo de Geiranger.
Los lagos en Noruega son innumerables, aunque no muy grandes. La mayoría de ellos no son otra cosa que ensanchamientos repentinos que aparecen a lo largo de los valles, por lo que ejercen una importante labor de regulación de las crecidas. En conjunto ocupan sobre un 2% de la superficie del país.
El lago más importante de Noruega es el el Mjoesa que tiene unos 368 km². Se encuentra al norte de Oslo, en el sur del país. Otros lagos importantes son el Aurenden, el Femund y el Stor, que se encuentran en las mesetas, a muchos metros sobre el nivel del mar.

Clima
Las zonas costeras noruegas disfrutan de un clima templado provocado por la corriente del Golfo, pero las regiones montañosas del interior experimentan variaciones de temperaturas más extremas y las tierras altas del norte sufren condiciones climáticas polares.
La mejor época para visitar el país se desarrolla entre mayo y septiembre; el peor es el comprendido entre noviembre y marzo, cuando los valores medios permanecen bajo cero. El espectacular sol de medianoche, cuando el sol nunca se pone, tiene lugar entre el 13 de mayo y el 29 de julio en Nordkapp, en el Norte, y entre el 28 de mayo y el 14 de julio en las islas Lofoten. Incluso en el sur de Noruega se disfruta de días que comienzan a las cuatro de la mañana y finalizan a las once de la noche en pleno verano. En el Norte no sale el sol desde finales de noviembre hasta finales de enero.

En Portugal podemos distinguir dos partes: la continental, ibérica y la insular, que comprende los archipiélagos de Azores y Madeira. Portugal está situado en el extremo sudoeste de Europa e incluye los archipiélagos de Madeira y Azores en el Océano Atlántico. En el continente europeo, el territorio portugués ocupa una superficie de 88.889 km2 (con 218 Km. de anchura, 561 Km. de largura, 832 Km. de costa atlántica y 1.215 km de frontera terrestre con España). Situado en el Océano Atlántico, entre el continente europeo y el norteamericano, el archipiélago de las Azores tiene una superficie de 2.355 km2 y está constituido por nueve islas - San Miguel y Santa Maria en el Grupo Oriental, Terceira, Graciosa, San Jorge, Pico y Faial en el Grupo Central, y Flores y Corvo en el Grupo Occidental. Los enlaces con Portugal continental están asegurados por vía aérea en aproximadamente 2 horas de vuelo. El Archipiélago de Madeira, con una superficie de 741 km2, está situado en el Océano Atlántico a unos 500 Km. de la costa africana y a 1.000 Km. del continente europeo (1h30 de vuelo a Lisboa). Está constituido por las Islas de Madeira y Porto Santo y por las islas deshabitadas de Desertas y Selvagens (que son Áreas de Reserva Natural).

Ríos
Los grandes ríos de Portugal tienen un carácter internacional al tratarse de cauces que nacen en el estado español y desembocan en el Océano Atlántico. Este hecho geográfico ha dado lugar a a conflictos a lo largo de la historia entre ambos países tanto por problemas fronterizos como por utilización del agua. En el norte de Portugal tenemos los casos del río Limia, Miño y Duero.

El Limia: De los tres ríos principales del norte de Portugal, el río Limia es el menor de ellos. Nace en el monte Talariño (Ourense) y recorre 41 kilómetros sobre tierras de Portugal desembocando en la población de Viana do Castelo.
La fama del río Limia (denominación alusiva al carácter pantanoso del terreno) se relaciona con otro nombre por el que se le conocía en la antigüedad, el Lethes, río del olvido. La leyenda sostenía que quienes lo cruzaban se olvidaban de todo su pasado, incluso de su propio nombre. La creencia llegó a ser tan fuerte que los soldados romanos se negaban a cruzarlo.

Clima
Podemos dividir a Portugal entre tres subtipos climáticos. El meridional y central, desde el Algarve hasta el Tajo, tiene veranos largos y calurosos e inviernos templados y cortos, y precipitaciones por debajo de los 600 mm. El noroccidental, con veranos frescos e inviernos suaves, notablemente más lluvioso, ya que en las montañas se alcanzan hasta 1.500 mm. Y por último está el tipo nororiental con veranos cálidos e inviernos que llegan a ser fríos.
Es templado. El país suele ser cálido entre abril y octubre, aunque algo menos en el norte; mientras en la región del Algarve, en el sur, pueden darse unas temperaturas elevadas en demasía a mediados del verano. Durante el invierno, las lluvias son abundantes en el norte, y las temperaturas pueden ser glaciales. En las montañas, la nieve es habitual, especialmente en la Serra da Estrela. Las temperaturas son suaves, aunque el verano puede llegar a ser caluroso, debido a que domina el anticiclón de las Azores. El norte es bastante más fresco (13 ºC) que el sur (18 ºC). En verano las temperaturas medias pueden estar entre 28 y 35 ºC, y hasta los 40 ºC en el sur.
Las precipitaciones son en forma de nieve sólo en las zonas montañosas del norte en invierno. Las heladas son raras en la mayor parte del país. Sólo son seguras en las montañas del norte. Las precipitaciones son notablemente inferiores que las de las regiones situadas más a occidente.
Las Azores y Madeira, por su localización en el Atlántico y su orografía montañosa, son mucho más lluviosas y templadas, a pesar de estar en la zona manantial de las masas de aire cálidas del Anticiclón tropical de las Azores.
En el clima de las Azores influye la corriente del Golfo, que con sus aguas cálidas produce evaporaciones muy grandes, lo que permite la existencia de abundantes lluvias orográficas.
Madeira tiene unas característica climáticas similares a las de las Azores, también influenciadas por la corriente del Golfo, pero con un matiz más tropical, con temperaturas medias entre los 24 ºC en verano y los 19 ºC en invierno.
Portugal tiene graves problemas de sequía, ya que en las últimas décadas las precipitaciones medias se han reducido mucho, por lo que los incendios estivales azotan gravemente el país.

Scroll Up